La habitual plataforma para colocar sillas y que se ubica en la Plaza de España para ver la Entrada de Moros y Cristianos de Alcoy no estará en La Bandeja el próximo año. Una nueva normativa impide su uso ya que, basándose en ella, los técnicos municipales no avalan ni autorizan su uso por su estado y falta de seguridad.

La edil de Fiestas, Carol Ortiz, asegura que la Associació de Sant Jordi (ASJ) ya tenía conocimiento de esta situación, porque “los técnicos ya avisaron que para el año que viene no se podría usar”. La ASJ ha solicitado recientemente un informe al respecto, y desde el Ayuntamiento se les remitió la negativa al empleo de esta plataforma, que es propiedad municipal, cuyo uso se ha cedido de forma “gratuita” al Casal para las Entradas año tras año.

Ortiz explica que la plataforma que se ha usado hasta este mismo año y que a partir de 2020 no se podrá utilizar por la normativa que entrará en vigor no se va a rehabilitar, si no que se prescindirá de ella y que por el momento, desde el Consistorio no se ha barajado la posibilidad de adquirir una nueva “porque solo se usa cuando se le cedía a la Associació para la Entrada”, detalla la edil responsable de Fiestas.

Por su parte, la ASJ, que recibió el informe desfavorable el pasado Jueves, ha movido ficha al respecto y este Lunes estuvo haciendo pruebas en la Plaza de España, en la zona en la que se instala la plataforma, para comprobar la visión desde las sillas y cuantas plazas se podrían cubrir teniendo en cuenta el desnivel de esa zona. Así, se llevaron hasta el lugar 300 sillas, que se fueron colocando en diferentes puntos, ya que el desnivel no es el mismo en toda esa parte de La Bandeja.

El ponente de sillas de la ASJ, Raúl Ponsoda, explica que “a mediados de Enero salen a la venta las localidades de abonados” y que por este motivo, deben actuar con mucha rapidez y encontrar una alternativa viable a la plataforma. Tras los tanteos, sería posible ubicar una zona con tres filas de sillas (donde hay más desnivel) y cuatro en la otra, que es la cercana a la Tourist Info.

Ponsoda alega que de esta forma sí que podrían dar servicio a los abonados, mientras que para la zona trasera de las filas de sillas, se debe realizar un estudio de viabilidad para “ver qué hacer”. El ponente destaca que la ASJ se encuentra ante una “situación nueva” y que deben analizarla bien.

La habitual plataforma proporcionaba 1.306 localidades, una cifra que se va a reducir notablemente en el caso de que las pruebas del Lunes, con 3 y 4 filas respectivamente, sea la definitiva, puesto que la infraestructura contaba con 10 filas en tres alturas distintas para hacer frente al desnivel de la zona.