Desde que en el año 2012 se redujera el acceso al Polígono Santiago Paya a un carril por un corrimiento de tierras, no se produjeron ningún tipo de obras. A lo largo de este verano empezaron las obras necesarias para quitar tierra de la ladera de la montaña y poder construir un segundo carril. Tras cinco años con el semáforo que regulaba el paso en el polígono, actualmente ya se puede entrar y salir sin complicaciones.

Cabe recordar que este acceso no es el principal, sino uno provisional que se ha habilitado en dos carriles. El acceso principal al polígono, una calzada justo al lado, continúa cerrada y afectada por el deslizamiento de tierras. El refuerzo de la cama de la montaña y las obras para arreglar la calzada se alargarán, al menos, dos años más. Es por eso que los empresarios y el concejal Manolo Gomicia pactaron adecuar mientras tanto el acceso provisional y dotarlo de dos carriles.

Las obras se han alargado 7 semanas más de lo previsto, y tan sólo durante el mes de Agosto se ha tenido que cerrar el acceso por completo. Ha supuesto una inversión de 120.000 euros, que se incluyen dentro de los tres millones que se invierten en la mejora de los polígonos. No es la única obra que se ha realizado en este polígono, ya que ahora mismo se procede al asfaltado de todas las calles, unas obras que se alargarán mes y medio más. Estos costes suponen un total de 133.000 euros con el IVA incluido, y las lleva a cabo la empresa Mediterráneo de Obras y Asfaltos S.L.