La Policía Nacional ha desarticulado un grupo presuntamente dedicado al tráfico de cocaína, hachís y marihuana que introducía las sustancias desde Marruecos en una operación que se ha saldado con trece detenciones.

Los agentes han intervenido más de 31 kilos entre cocaína, hachís y marihuana, 843 gramos de corte, unos 8.500 euros, tres vehículos, tres armas cortas con munición durante el registro domiciliario que han efectuado en Gandía, la Marxuquera, Bellreguard y también un municipio de la comarca, en Muro de Alcoy. Dos de estas armas se descubrieron en Muro, donde los agentes detuvieron al resto de presuntos integrantes. Muro era el lugar desde donde el grupo manipulaba la droga: transformaban el hachís y la marihuana mediante tratamientos químicos, en otras de mayor pureza y efectos, como el BHO (aceite de hachís), para su posterior distribución. Posteriormente, la enviaban a los otros municipios para su almacenamiento.

Las investigaciones se iniciaron a principios del mes de Junio al tener conocimiento los agentes de determinadas actividades ilícitas de una persona que presuntamente distribuía al menudeo distintas sustancias estupefacientes. Los policías pudieron determinar la participación de más personas que formaban un grupo organizado con diferentes funciones, como la introducción de las sustancias desde Marruecos, el envasado y la posterior distribución. Los arrestados tienen entre 22 y 69 años, y se les atribuyen los delitos de tráfico de drogas y pertenencia a grupo criminal. Dos de ellos, además, están investigados por tenencia ilícita de armas. Los detenidos, diez de ellos con antecedentes policiales, han pasado a disposición judicial, mientras que los otros tres, sin antecedentes, han sido puestos en libertad, aunque deberán comparecer ante la autoridad judicial cuando para ello sean requeridos.