El Ayuntamiento de Alcoy ha incorporado un nuevo vehículo para servir alimentos a los buitres del proyecto Canyet de reintroducción de esta especie en L’Alcoià y El Comtat. La furgoneta mejorará el abastecimiento de alimento entre las 35 y 40 parejas de buitres que están asentadas en la antigua cantera de Sant Cristòfol, en la sierra de Mariola.

La furgoneta ha costado 12.000 euros. Según ha explicado el concejal de Medio Ambiente, Jordi Martínez, el vehículo está refrigerado, tiene tracción a las cuatro ruedas y cuenta con sistema de elevación. La furgoneta se encargará de retirar los restos de animales de los que se alimentan los buitres. De la recogida se encarga una empresa especializada, contratada por el Ayuntamiento a razón de 7.000 euros anuales. Hasta 2017 de este proceso se encargaban los voluntarios de Fapas Alcoy.

Martínez ha destacado que la gestión municipal del proyecto ha “mejorado las condiciones”. Según ha puntualizado, tras la disolución de Fapas por falta de voluntarios y apoyo económico, “el proyecto Canyet nunca ha peligrado porque es una de las iniciativas ambientales más importantes de Alcoy y un referente en España”.

La recogida de restos de animales evita su incineración, que representa un coste por unidad de unos 300 euros, según el regidor. Los buitres evitan la emisión de 32 toneladas de dióxido de carbono al año al evitar la quema de los animales muertos.