Nuestra vecina localidad vivió durante el día de ayer el día grande de sus Fiestas Patronales en honor a la Mare de Déu del Miracle «La Mareta». Durante toda la mañana numerosos vecinos, vestidos con el traje típico de Masero y Contestana, realizaron la ofrenda floral a la Mareta cumpliendo con las medidas de prevención de la crisis sanitaria del Covid-19 «Coronavirus». Ya a mediodía Celia Torregrosa fue la encargada de declamar la emotiva Súplica en el altar de la Iglesia de Santa María. A continuación os dejamos algunas fotografías realizadas durante la celebración de este acto: