(2021-7-21) El sindicato CSIF quiere denunciar la situación en la que se encuentran alrededor de 900 profesores de la Comunidad Valenciana que en los años 2016 y 2018 se presentaron a las oposiciones de diferentes especialidades docentes de Educación Infantil y que desgraciadamente no pasaron la primera prueba, a pesar de lo cual, y como bien indicaba la convocatoria, fueron incluidos en las respectivas bolsas a la espera de que les convocasen para trabajar y en ese momento presentar la documentación acreditativa.
Tras inscribirse en la bolsa de trabajo se les comunicó que debían contar con la correspondiente especialidad (Pedagogía Terapéutica, Audición y Lenguaje, Educación Física e Inglés) para poder trabajar. Una vez lograda la especialización que se les pedía y activarse su presencia en la bolsa de trabajo y consolidarse por haber trabajado a lo largo de estos años, ahora sorprendentemente se les dice que se les va a excluir de dicha bolsa de trabajo al no tener la titulación de Educación Primaria, además de la especialización conseguida. Una titulación para la cual se les da un año para cursarla, siendo ello materialmente imposible, y para la que si se les hubiese avisado en su momento podrían haber conseguido dado el tiempo transcurrido.

Además, se da la circunstancia de que contradiciendo a la propia norma que ahora les expulsa, la Administración ha admitido a docentes en la misma casuística, incluso en enero de 2021, que en teoría no deberían haber entrado hasta no revisar la titulación.

Y por si todo esto no fuera poco, la mayoría ya ha participado en las adjudicaciones continuas de 2016, en la adjudicación de julio del 2017, 2019 y en la de 2020, obteniendo puestos en ese periodo de tiempo, entregando la documentación requerida y no teniendo ningún problema hasta ahora.

CSIF ha presentado escrito ante la Conselleria de Educación para denunciar esta situación y al no recibir respuesta va a ponerla en conocimiento del Síndic de Greuges.

Pie foto: Javier Mas, responsable del sector de Enseñanza de CSIF Alicante, junto a dos afectadas, al presentar el escrito ante la Conselleria de Educación