El grupo IMED Hospitales ha anunciado la adquisición de la clínica privada de Alcoy, en la que invertirá un total de 4 millones de euros este año para mejorar tanto las instalaciones como el equipamiento y que «se adecue a los estándares de calidad del grupo». Según las previsiones del grupo, las obras estarán finalizadas en el mes de Septiembre, cuando se hará también efectivo el cambio de nombre y la clínica pasará a formar parte de la red IMED.

Desde el grupo IMED explican que «el sanatorio de San Jorge es un centro con una larga trayectoria», pero reconoce que tanto las instalaciones como el equipamiento «requerían una modernización que ahora nosotros pretendemos acometer». Cuando estén terminadas las obras, IMED quiere ofrecer un centro con 3.000 metros cuadrados de instalaciones donde habrá 15 consultas externas, 2 quirófanos, 20 habitaciones, servicio de urgencias 24 horas y área de diagnóstico por imagen «totalmente equipada con tecnología de última generación». Una inversión con la que quieren «dar un nuevo impulso a la oferta de sanidad privada en la ciudad de Alcoy y su comarca».

IMED anunció esta adquisición y también la del centro médico Gandía, en la Safor. Asegura que con estas dos compras se consolida como el grupo con mayor implantación en el levante peninsular. IMED ya cuenta con hospitales en Benidorm, Elche y Valencia, además de policlínicas en Teulada y Torrevieja. Ángel Gómez, consejero delegado de IMED asegura que «hemos pasado en menos de 15 años de tener un hospital en Benidorm, a disponer de una red asistencial con 7 centros sanitarios, más de 1.000 empleados y 400 colaboradores profesionales externos». Para el 2018 estudian la posibilidad de salir fuera de la Comunidad Valenciana, con la compra de un centro de radioterapia en la ciudad de Murcia.