La concejalía de Medio Ambiente viene intensificando el control y la prevención de la procesionaria del pino debido a un incremento de la presencia de la oruga, pero que ocurre “puntualmente”, en especial debido a la subida de temperaturas, según apunta el concejal del área, Jordi Martínez, quien alude a que se trata de una plaga muy resistente. Este año, además, se ha avanzado en el tiempo la campaña de la procesionaria, lo que no ha evitado, sin embargo, su aparición en la vía pública, donde supone un peligro para niños y mascotas.

En los últimos días han sido varias las quejas de ciudadanos por la presencia de la temida oruga en las calles y el edil responsable de Medio Ambiente ha explicado que con este motivo, desde el departamento se ha intensificado el control, a la vez que se ha informado a los propietarios de terrenos urbanos particulares con árboles afectados, que es su obligación tratarlos y prevenir la procesionaria.