La Policía Nacional detuvo en la localidad valenciana de Onteniente a un hombre de 29 años como presunto autor de un delito de desobediencia grave, tras ser visto hasta en cuatro ocasiones en la vía pública fuera del horario permitido por el toque de queda y negarse reiteradamente a cumplir las indicaciones de los agentes.

Los hechos ocurrieron este pasado Viernes, entre las 22:00 y las 23:00 horas de la noche, horario en el que según la normativa vigente no está permitido permanecer en la vía pública sin un motivo justificado. Los agentes, tras mediar en una discusión familiar entre dos hermanos en un portal e indicar a uno de ellos que, debido a la hora que era no podía estar en la calle y debía regresar a su domicilio, comprobaron que éste hizo caso omiso a sus indicaciones, localizándolo hasta en otras tres ocasiones deambulando por la vía pública.

En cada una de esas ocasiones en las que observaron al hombre en la calle, los policías le comunicaron que debía irse a casa, puesto que estaba incumpliendo el toque de queda y no tenía ninguna justificación para ello. Éste, sin embargo, les respondió que quería alcohol y que iba “a esperar en la calle hasta que abrieran los bares y punto”, desobedeciendo reiteradamente las indicaciones de los agentes. Por este motivo, los policías, tras localizarlo por tercera vez en la calle, lo propusieron para sanción por incumplir la normativa sanitaria vigente. Finalmente, tras verlo una cuarta vez en la vía pública, desobedeciendo de nuevo a sus indicaciones y reafirmar su intención de esperar hasta las seis de la mañana que abrieran los bares, lo detuvieron como presunto autor de un delito de desobediencia grave.

El detenido, sin antecedentes policiales, ha pasado a disposición judicial.