Alcoy anunció a primera hora de la mañana del Domingo, la resurrección de Cristo al son de Els Xiulitets.

El Ayuntamiento de Alcoy, abrió sus puertas cuando empezaba a hacerse de día para repartir las tradicionales vasijas de barro más conocidas como “Xiulitets”. Los alcoyanos, tras pasar por la puerta de la Casa Consistorial, se desplazaron hasta la calle San Nicolás, al lado de la plaza Ramón y Cajal, para esperar el momento más emotivo de la Semana Santa alcoyana.

Una vez que la Vella llegó a la plaza de Ramón y Cajal, los jóvenes sacaron a hombros la imagen de Cristo Resucitado y lo llevaron a la parte alta de la calle San Nicolás mientras, desde la parte baja de esta principal vía pública, otro grupo llevó corriendo a la Virgen María. El momento más esperado se produjo minutos después de las 07:45 horas. A esa hora tuvo lugar el cara a cara entre la Virgen y Jesucristo, bajo una lluvia de aleluyas y mientras el público soplaba en el botijo lleno de agua, que emula el trinar de los pájaros, para celebrar el feliz encuentro.

Alcoy puso el punto final a la Semana Santa con la procesión de Els Xiulitets, para dar paso a la Gloria Mayor, en la cual, los 28 festeros de las diferentes filaes y los sargentos moro y cristiano anunciaron la llegada de las Fiestas.