“No se puede consentir ni dejar a nadie en la parada, ni que los usuarios tengan que abonar el billete para que esto no suceda”, afirma el concejal.

El edil no adscrito, Marcos Martínez, solicitará en el próximo pleno al gobierno municipal, que presione a la empresa encargada del transporte público para recuperar el pago en efectivo en los autobuses, puesto que, al parecer, siempre fue una recomendación y no una imposición de Consellería.

Actualmente, en ciudades como Valencia, Elche, Benidorm o Villena, es posible abonar en efectivo el billete, por lo que no resulta comprensible que en Alcoy (o en Alicante, que es la misma empresa), siga esta restricción. “Al parecer es una decisión de esta empresa el mantener el sistema actual, que podía entenderse en momentos más duros de la pandemia, pero que afecta a los usuarios, y por ende, a la calidad del servicio” declara Martínez. “Además, estamos en época de turismo y vacacional, en la que se incrementará posiblemente el número de usuarios de fuera de Alcoy a los que no podemos poner trabas”.

Por otra parte, Martínez señala que “es inadmisible que se deje a gente en la parada por no llevar bonobús o tarjeta, o que los usuarios del servicio tengan que pagar ese billete para que no se quede esa persona en la calle. En este sentido, la empresa, que no los conductores, se ha lavado las manos y se ha aprovechado de la buena voluntad de los pasajeros”.

“No se entiende que no se vaya de la mano en estos aspectos cuando sí que se ha hecho en otros durante la pandemia, y que en unas poblaciones se pueda y en otras no. Además, ha sido el único gremio que ha tomado estas medidas”, concluye Martínez.