ARTÍCULO DE OPINIÓN:

PRIMAVERA FLORIDA

Después de los fríos, lánguidos y lluviosos días invernales y, otros, en que aparecen las montañas vestidas de blanco, vienen los primeros albores primaverales. La primavera siempre ha sido fuente de inspiración para los poetas. En su etimología la palabra primavera viene del latín, prima, que significa primer, y, vera, que viene de viridis y quiere decir verde o verdor.

Su símbolo más elocuente es el florecer o la eclosión de las flores. Es como si resurgiera la vida con todo su esplendor. La floración de los árboles, que poco a poco darán sus frutos, también es un capítulo importante.

Todo, en su conjunto, invita a que en nuestra existencia también florezca y fructifique esa belleza primaveral, a través de la búsqueda de valores. El color verde simboliza la esperanza, todo lo cual nos induce a renacer, renovarse, ilusionarse, crear.

Por todo ello, he sentido el impulso de escribir un soneto dedicado especialmente a las flores, a su aroma, ya que mayo es su mes, y su venida ya es inminente.

AROMA DE LAS FLORES

Tras su eclosión, evaporan las flores

el aroma de sus almas. Exhalan

con amor sus perfumes y regalan

olores finos y embrÏagadores.

Son tan lindas, que viendo sus colores

se siente gran placer. Cuando derraman

sus suspiros, las esencias se inhalan

y se evaden todos los sinsabores.

¡A las flores les rindo mi homenaje

porque alegran la vida con su aliento

y es digno de alabanza su linaje!

Su gozosa hermosura, un elemento

que adorna con elegancia el paisaje

y en los humanos florece el contento.

José Antonio Tomás Andrés