La Guardia Civil de Alicante ha detenido a dos personas acusadas de haber sustraído una veintena de teléfonos móviles al descuido en tiendas de varias provincias españolas, como Alicante, Valencia, Murcia Segovia y Burgos, haciéndose pasar por falsos mendigos que pedían limosna o algún tipo de ayuda.

Los dos arrestados actuaron supuestamente en las localidades alicantinas de Crevillente, Alcoy, Albatera, Santa Pola, Elche, Elda, Orihuela e Ibi, en las valencianas de Mislata, Chiva, Gandía, Utiel y València ciudad, en las murcianas de Cartagena, San Javier y la capital de Murcia, en Villacastín (Segovia) y en Castrojeriz (Burgos).

Ambos, de origen rumano, fueron localizados y capturados, gracias a la colaboración ciudadana, cuando circulaban en un vehículo de alta gama por Crevillente, según un comunicado del instituto armado.

Los agentes hallaron, escondidos en el turismo, dieciocho terminales de última generación, cuyo valor superaban los 9.000 euros. La Guardia Civil imputa a los dos sospechosos un total de veinte delitos contra el patrimonio y otro de pertenencia a organización criminal. Además, el propietario del coche, también rumano, ha sido investigado por presunta pertenencia a organización criminal.

Tanto los dos detenidos como el investigado, de 24, 36 y 43 años, han pasado a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de Elche, que ha decretado la libertad con cargos de todos ellos, a la espera de juicio, mientras que los dieciocho móviles recuperados ya han sido devueltos a sus propietarios.