El concejal no adscrito considera que sería un buen incentivo para empezar el nuevo curso.

El concejal no adscrito Marcos Martínez solicitaba el pasado mes de marzo, en un ruego que fue aceptado por el gobierno, la colocación de al menos un par de columpios adaptados para sillas de ruedas en algunos de los parques de nuestra ciudad, puesto que los más jóvenes merecen ver adaptado su entorno en cualquier ámbito, también en el del ocio y esparcimiento.

Según Martínez, “es una buena noticia que se estén dedicando esfuerzos en hacer accesible nuestra ciudad. El Plan Integral de Accesibilidad, que ya ha empezado a aplicarse, debe ayudar en gran manera a integrar plenamente a todos los ciudadanos, e intentar así construir el Alcoy que todos merecemos, amable y accesible”.

Para esto, es necesario abarcar todos los aspectos de la gente que así lo requiera, tanto para el libre desplazamiento como para el ocio, los quehaceres cotidianos o el trabajo.

“La comunidad infantil-juvenil viene siendo una de las grandes olvidadas en este aspecto, por lo que este Plan Integral es una gran oportunidad para incluirla como algo necesario. En nuestra ciudad existen varias decenas de personas que necesitan espacios y columpios adaptados para desarrollar sus necesidades de aprendizaje y crecimiento, así como el disfrute del ocio de una manera socialmente abierta”, declara Martínez. “Una ciudad accesible y amiga de la infancia no puede olvidarse de los más peques, y Alcoy debe ser un referente en este aspecto”, concluye el edil.

“El hecho de iniciar un nuevo curso lectivo con un incentivo de este tipo, puede suponer una mejora sustancial y una motivación extra para afrontar el año”, añade.

Martínez concluye que, “aunque el ruego era más amplio en cuanto a recursos, un primer paso de este tipo, que nunca se ha tenido en nuestra ciudad, sería una buena muestra de la implicación del Gobierno en temas de accesibilidad e inclusión”.