Francés elude aprobar las cuentas de 2023 por la mala situación económica del Ayuntamiento.

 El déficit de 2021 obliga a aprobar el próximo presupuesto con un superávit de 2 millones, lo que obliga a recortar gastos en año electoral 29 de noviembre de 2022
El Partido Popular de Alcoy pedirá en el próximo pleno al alcalde, Antonio Francés, que inicie la tramitación del presupuesto municipal de 2023. El principal partido de la oposición alerta de que el Gobierno local, del PSOE, trata de eludir la aprobación de las cuentas antes de las elecciones. El fuerte déficit provocado por la gestión de Francés obliga a aplicar recortes para aprobar el presupuesto con un superávit de dos millones de euros.
El PP denuncia que el PSOE ni siquiera ha presentado el primer borrador. De nuevo se salta la legislación, que obliga a presentar el presupuesto antes del 15 de octubre (artículo 168 del Real Decreto Legislativo 2/2004, de 5 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales).
“Estamos a finales de noviembre y no tenemos noticias del presupuesto, o lo que es lo mismo, no tenemos noticias del proyecto que tiene el Gobierno Socialista de Antonio Francés para la ciudad”, lamenta la concejal del Partido Popular, Amalia Payá.
La regidora atribuye el retraso en la elaboración de las cuentas a que el PSOE piensa eludir la aprobación del presupuesto de 2023 hasta después de las elecciones. El motivo es la batería de recortes que el Gobierno debe introducir en las cuentas para aprobarlas con un superávit que cubra el déficit con el que el Ayuntamiento cerró el ejercicio de 2021.
A 31 de diciembre de 2021 el déficit del Ayuntamiento era de 2.473.851,87 euros. Para tapar el agujero, el PSOE ya tuvo que recortar 500.000 euros en el presupuesto de 2022. Y se comprometió a aprobar el presupuesto de 2023 con un superávit de 1.973.851,57 euros (diferencia entre el déficit y el medio millón de euros recortado en 2022). Puesto que los impuestos y tasas para 2023 no se han incrementando, el superávit solo puede conseguirse por la vía de los recortes.
“Es evidente que Francés pretende seguir ocultando la nefasta situación económica del Ayuntamiento y sus terribles consecuencias para los alcoyanos”, señala Payá. La concejal lamenta que Francés “esté más preocupado en sus intereses electoralistas, tratando de ocultar los recortes que su mala gestión obliga a realizar, que en cumplir la Ley y trabajar un presupuesto con el que mejorar y hacer que la ciudad progrese”.
Payá teme que el Ayuntamiento se quede sin presupuesto durante 2023. “El de 2022 ya fue aprobado en abril, rebasando todos los plazos. Parece evidente que en 2023 no habrá presupuesto hasta después de las elecciones, porque al alcalde no le interesa que los alcoyanos conozcan la verdadera magnitud de su calamitosa gestión económica”, concluye la regidora del PP.