Un hombre de Alcoy ha sido detenido por echar somníferos en los batidos que preparaba para poder violar a la amiga de su hija cada vez que esta se quedaba a dormir en su casa.

El varón les preparaba diferentes batidos a los que les echaba somniferos para asegurarse de que ambas estarían dormidas en el momento en el que él se colaría en el dormitorio para violar a la amiga de su hija. El hombre conseguía los somniferos gracias a que el matrimonio trabajaba cuidando a personas mayores, por lo que utilizaba los fármacos de estos para dormir a las niñas que, según las declaraciones de estas, se encontraban mal tras beberse los batidos que les preparaba el acusado. «No sabíamos si era porque la fruta estaba podrida o porque la leche estaba en mal estado», aseguraron. Alguna de ellas se había quedado dormida en el pasillo cuando se levantó en mitad de la noche para ir al baño.

El acusado niega que abusara de la menor pese al video pedófilo que encontró su hija en su ordenador «Yo no hago esas cosas», y aseguró que el ordenador que había en la casa era usado hasta por diez personas distintas y los discos duros con contenido pedófilo que intervino la Policía los había encontrado en la basura.

La joven alertó de su descubrimiento tanto a su madre como a su amiga e interpusieron una denuncia ante la Policía, lo que ha propiciado que, tanto por los abusos sexuales como por la tenencia y distribución de pornografía infantil se pidan penas que suman los 20 años de prisión. Estos hechos ocurrieron durante 4 años, concretamente entre 2013 y 2017, momento en el que la menor contaba con siete años de edad.