• El concejal aduce que “la situación era insostenible”.


Alcoy, viernes 30 de abril de 2021. El concejal en el ayuntamiento de Alcoy, Marcos Martínez, ha comunicado su salida del grupo municipal de Ciudadanos para continuar su labor como no adscrito. “No ha sido una decisión fácil. Hace tiempo que vengo meditándola, pero el deterioro de la relación en el grupo municipal de Ciudadanos, junto a la inacción de los responsables de institucional, me ha empujado a ello”, señala el concejal.
Marcos Martínez concurrió en las pasadas elecciones municipales como número 2 en una lista que partía con problemas desde el mismo momento de su elaboración. “Imaginaba que esto no iba a ser fácil, pero ni mis peores previsiones podían anticipar las trabas y dificultades que he tenido que soportar desde el instante en que se conformó el grupo municipal”, manifiestan Martínez, quien añade que “mi relación con Rosa García, portavoz del grupo, ha sido muy complicada, siendo ahora totalmente inexistente. Y así no se puede trabajar como esta ciudad merece”.
Preguntado por los motivos que le han llevado a tomar esta decisión, el concejal afirma que “son muchos y diversos, pero fundamentalmente es consecuencia de la relación que Rosa García ha mantenido conmigo durante estos dos años de legislatura. Me ha ocultado información, no me pedía opinión, ni daba su visto bueno a la mayoría de propuestas que yo planteaba para llevar a los plenos o comisiones. Ha tratado de anularme, hacer invisible mi labor y poner todo tipo de trabas y dificultades para que yo pudiera desarrollar mi trabajo como concejal”.

Pero las explicaciones de Martínez no terminan aquí. “Para colmo de todo lo anterior- mente expuesto, Rosa García falsificó mi firma sin avisarme de nada para la solicitud de un pleno extraordinario. Esto supone un presunto delito y así lo comuniqué a los responsables del partido a nivel provincial, pero nadie mostró el más mínimo interés por tratar el asunto y poner solución al mismo. Su único interés era tapar el tema para que no trascendiera a la opinión pública y evitar un escándalo en los medios. Y esto
ha sido la gota que colma el vaso. También lo trasladé al comité de garantías por medio del canal ético del partido. Un partido que presume de ética no puede permitirse esto”.

Para concluir, Marcos Martínez afirma que “mi intención de continuar como concejal no adscrito se debe a la voluntad que tengo de poder trabajar sin ataduras ni cortapisas de nadie, demostrar a todos aquellos compañeros y amigos que me apoyaron que no se equivocaban, que puedo aportar mis ideas y propuestas, y para aquellos que me conocen menos, demostrar que no estoy en el mismo saco que mi, hasta ahora portavoz. Y, sobre todo, que analizaré todas aquellas propuestas que se presenten para la ciudad objetivamente, sin ningún interés político ni partidista, ni por el interés personal de brillar sin esfuerzo. Todavía queda la mitad de esta legislatura y espero, ahora sí, poder trabajar por Alcoy con total libertad, y que se me juzgue por mi trabajo y esfuerzo”.

Marcos Martínez Coloma
Concejal No Adscrito